Archivo de la etiqueta: Mugikortasuna // Movilidad

Videos voluntarias ESC en Bilbao 2021-2022

La acogida de voluntariado europeo de Kiribil Sarea, se realiza con la financiación del programa Cuerpo Europeo de Solidaridad y el apoyo del Área de Juventud y Deporte del Ayuntamiento de Bilbao.

Social entrepreneur (Naples – Italy – May 2022)

En este intercambio juvenil nos hemos juntado en Nápoles 24 personas jóvenes de 4 asociaciones de diferentes países, (Italia, Euskadi, Rumania y Grecia) entre el 3 y el 11 de mayo de 2022.

El objetivo de este proyecto ha sido tratar del emprendimiento, aprender sobre él y tomarlo como una herramienta para hacer frente al paro juvenil y las necesidades de la juventud.

Es importante destacar que a lo largo de esta semana se han trabajado de manera directa y transversal algunas habilidades que nos permiten estar preparados para el mundo laboral.

Nuestra aventura comenzó en el aeropuerto de Loiu. Desde el primer momento se nos brindo la oportunidad de conocer a gente nueva ya que nuestro equipo está compuesto por personas que nos conocimos por primera vez en esta experiencia. Somos un equipo muy variado y esta variedad nos da la oportunidad de conocer diferentes realidades, ideas y maneras de ver el mundo.

El viaje fue bastante sencillo, guiados por Gotzon, nuestro team leader, pudimos tomar el transporte necesario para llegar a la estación central de Napoles y después en tren a Casapesenna. Aprovechamos la parada en la estación para comer unos sándwiches y descansar un poco.

Al llegar a la estación de destino uno de los organizadores vino a buscarnos en coche, (un fiat como no), y nos acerco al primer edificio que conoceríamos: el hostal Il Paguro. Antaño fue el hogar de mafiosos y asesinos, pero hoy en día es un simpático albergue con todas las comodidades necesarias para alojar a los participantes del proyecto, además a nuestra llegada había bebida y comida que agradecimos después del viaje. A parte de los participantes del proyecto esta casa tiene capacidad para dar cobijo a una familia muy especial, ellos han buscado refugio ahí huyendo de la guerra, son una familia ucraniana que espera su segundo hijo.

Este tiempo destinado a la llegada lo utilizamos para empezar a conocer a las personas organizadoras y a los participantes del equipo de Rumanía. Más tarde el equipo griego llego y le dimos la bienvenida.

Al día siguiente comenzo el trabajo. Lo primero siempre es conocer y es por ello que dedicamos esta jornada a activarnos y a aprender los nombres, su escritura y pronunciación. Para culminar este día a la noche tuvimos la noche cultural griega que incluyo comida bebida y bailes típicos.

La siguiente jornada comenzamos el día estirando y ahondando un poco más en el trabajo en equipo. Hicimos una actividad que consistió en hacer dos mitades de puentes por separado, sin a penas tener tiempo para conversar en como hacerlo. Sorprendentemente funciono y encajaron a la perfección. Continuamos escribiendo 10 cosas que amamos, 10 cosas en las que somos buenos y 10 cosas que el mundo necesita.

Después comimos algo de pasta y seguimos a la tarde conociendo el Networking, la creatividad, el emprendimiento y la empleabilidad… ¿Cuál de ellos es más importante? Spoiler al final todos son necesarios porque unos se basan en los otros.

A la noche tuvimos la noche cultural de España… ¿O tal vez no? Decidimos sorprender a nuestros compañeros internacionales enseñando la cultura de Euskalherria, sus comidas y sus bebidas típicas… Eso sí, no hubo Euskaldantzak sino la macarena que es más fácil de bailar.

A la jornada siguiente comenzamos como siempre estirando y dedicamos parte de la mañana a conocer el marketing y utilizar nuestra imaginación para vender productos absurdos. La tarde la destinamos a llevar a cabo actividades programadas por cada equipo nacional y reflexionar sobre el empresario y la realidad del emprendimiento en cada país. A sí, que no se me olvide probablemente también comimos pasta. Para terminar el día tuvimos una noche típica rumana, con datos curiosos, bailes, comida y vodka que resulta ser la bebida típica del lugar.

Poco a poco los días se fueron pasando, hubo trabajo duro y relax a partes iguales. Tuvimos la oportunidad de conocer más a fondo a los integrantes de los diversos grupos, hasta el punto que alguno ya se ha agenciado destino de vacaciones con guía y alojamiento. Hay que destacar que hubo noche de karaoke y que todos cantamos la canción l’italiano gritando que somos “L’italiano vero” sin ser nosotros nada de eso.

El domingo fue uno de los días más emocionantes, pudimos pasar el día en Nápoles, esa ciudad es fea pero bonita, terrible pero encantadora. En definitiva, nos gustó mucho su vida y su espontaneidad. Lo que no nos gustó tanto fue que lloviese torrencialmente toda la tarde, pero bueno, siendo del norte estábamos preparados para el temporal y pudimos aprovechar el tiempo ahí. Para culminar ese día de conocimiento de la zona tuvimos una noche multicultural, pudimos probar el Plov que es como la paella, pero con costilla de cerdo y de ucrania. También aprendimos datos curiosos sobre Italia y pudimos comprender sus peculiares gestos.

A partir de este día comenzó el trabajo más serio, cada grupo de cada asociación trabajo en un plan de negocio detallado, su presupuesto, su plan de marketing… Todo. Fue un proceso muy enriquecedor, del equipo de Kiribil Sarea surgio la idea de un negocio de montaje de muebles camper personalizados, gracias a las capacidades de cada integrante del equipo pudimos darle forma a nuestra idea y hacer un trabajo bastane adecuado. También comimos pasta.
Por último, con pena terminamos el último día evaluando la experiencia y despidiendo a nuestros amigos internacionales, con la esperanza de volver a encontrarnos nos dijimos adiós y compartimos una última noche.

En el viaje de vuelta se notaba el cansancio de una semana intensa y la pena de dejar el proyecto para volver a la vida cotidiana. Aún así no paramos de recordar momentos entretenidos del proyecto y aprovechamos el tiempo en aviones y aeropuertos para dormir.

Ha sido una experiencia que nos ha permitido obtener muchas habilidades, que nos permiten destacar y luchar contra la baja empleabilidad juvenil. Además de esto ha sido una experiencia enriquecedora a nivel personal en la que hemos podido conocer a otros jóvenes de nuestra zona y de Europa.

Lucia Pace al final de su voluntariado europeo CES en Bizkaia

Ha llegado el momento de preparar la maleta, 8 meses han pasado muy rápidamente. Estoy contenta del proyecto en el que he estado involucrada y de mi estancia en Bilbao.

He podido aprender la eficacia de la educación no formal en el proceso de aprendizaje de los adolescentes.  He podido relacionarme con adolescentes, algunos de ellos de América central y del sur que me han enseñado tradiciones y costumbres de sus países. He podido aprender un idioma que me encanta y viajar por todo Euskadi y toda España descubriendo paisajes maravillosos.

Cuando empezé esta aventura tenía temor de no ser capaz de relacionarme con los adolescentes pero el afecto y los abrazos que he recibido por sus parte me han hecho feliz.

Agradezco a mi tutor Alex por ayudarme en una experiencia tan increíble, agradezco todo el equipo de Kiribil Sarea que desde el primer momento haya sido muy acogedor.

Agradezco mis compañeras de piso con las que he podido viajar, compartir preocupaciones y momentos felices. Agradezco mis colegas que me han suportado y todos/todas los/las adolescentes que me han acompañado en este viaje. Nunca me olvidaré de ellos/ellas.

Agradezco mis amigos/amigas con  los/las he vivido momentos inolvidables, hemos reído y también hemos llorado porque despedirse de alguien es muy difícil.

Creo que todos/todas los/las jóvenes deberían aprovechar la oportunidad que el CES nos ofrece porque se trata de una experiencia que nos permite salir de nuestra zona de confort, aprender que la diversidad es una riqueza y también nos permite establecer vínculos afectivos con las personas que encontramos.

La acogida de voluntariado europeo de Kiribil Sarea, se realiza con la financiación del programa Cuerpo Europeo de Solidaridad y el apoyo del Área de Juventud y Deporte del Ayuntamiento de Bilbao.

Lucia Gazdurová y sus 8 meses de ESC en Bilbao

Todos los voluntarios comenzamos nuestros proyectos con ciertas expectativas – si son altas o bajas ya depende de cada uno. Tengo que admitir que mis esperanzas acerca de la ciudad de Bilbao – y del País Vasco – no fueron altas. Este poco conocido rincón español no me llamaba mucho la atención. Aún menos viendo que con Bilbao se asocia casi solo el museo Guggenheim.

Al llegar aquí, me di cuenta de que el sitio tiene mucho más que ofrecer. Las montañas verdes, los antiguos edificios, la Ría, entrañable Casco Viejo, el carácter de los habitantes, euskera y muchos otros aspectos han causado en mi cada vez mayor interés a descubrir todo lo que pueda respecto al lugar. Me he enamorado de él y sé que siempre volveré con mucho cariño.

A lo largo de los 8 meses he estado en las asociaciones de Aisibizia y Gozaldi. Me recibieron con mucho gusto y todo el tiempo han estado aquí para apoyarme laboralmente y personalmente. Imposible tener mejores colegas! 🙂

He podido descubrir como funcionan los gaztelekus y he podido comparar el comportamiento de los jóvenes que han llegado allí. Encima, esos no solo son de origen español, sino también de origen latino y africano. Cada persona jóven lleva su mochilla llena de problemas, miedos y traumas. Y aquí estamos nosotros, las educadoras, para hacerles esa mochilla más ligera. En estos meses he conocido un montón de chicos y chicas maravillosos y con gran potencial. He jugado con ellos, hemos hecho talleres de todo tipo – tanto dentro de los gaztes como al aire libre; hemos hablado sobre la vida y simplemente nos hemos divertido. Porque al final lo más importante es acercarse a ellos y a su mundo interior mediante el juego.

A continuación, la experiencia me ha aumentado mis habilidades, tanto a nivel personal como a nivel profesional. He mejorado mis competencias lingüísticas considerablemente, puesto que el entorno y la cotidianidad me han permitido desarrollar el idioma extranjero. He aprovechado el tiempo libre para reflexionar sobre mi vida. Además, he viajado por la región y fuera de ella – sus puertas me han abierto Cantabria, Galicia, Aragón y Francia.

Para terminar, me siento muy agradecida por poder tener esta experiencia voluntaria. Todo eso ha sido posible gracias a Cuerpo Europeo de Solidaridad que ofrece un montón de oportunidades a todos los jóvenes interesados por vivir en el extranjero durante un período de tiempo y difundir así los valores europeos. Y, por supuesto, quiero dar mis gracias a Kiribil Sarea por haberme elegido a mí para este proyecto bilbaíno – a una chica del país desconocido para muchos locales. Espero que haya enriquecido el Botxo con mi presencia.

La acogida de voluntariado europeo de Kiribil Sarea, se realiza con la financiación del programa Cuerpo Europeo de Solidaridad y el apoyo del Área de Juventud y Deporte del Ayuntamiento de Bilbao.