Archivo de la etiqueta: CES

Voluntariado CES en Francia en tiempos de COVID-19

Una experiencia enriquecedora e inolvidable a pesar de la pandemia global

Nagore Iturbe

Hace un año estaba a punto de terminar el cuarto y último año de la carrera de Traducción e Interpretación en España; sin embargo, no tenía muy claro cuál iba a ser el siguiente paso en mi futuro académico/laboral.

De todas maneras, siempre había tenido claro que me gustaría pasar un tiempo en el extranjero para poder conocer una cultura nueva, y sobre todo, para ponerme a prueba pasando unos meses fuera de la comodidad de mi casa. Y, arrepintiéndome mucho, cuando tuve la oportunidad de irme de Erasmus con la universidad la dejé pasar. Un día, comentando esto con una amiga, me dijo que por qué no me iba de voluntariado con el CES, y fue así como descubrí este programa de la Comisión Europea. Días después, me puse a buscar oportunidades en el Portal hasta que encontré el proyecto perfecto para mí en Francia, en Lorient para ser precisa.

Este proyecto se centra en el ámbito escolar, trabajo tanto en un colegio de primaria como en un instituto, y mi deber aquí es ejercer de asistente de lenguas, en mi caso de español e inglés. Este proyecto es el idóneo para mí porque, además de poder adquirir habilidades nuevas, me da ha dado la oportunidad de reforzar los conocimientos adquiridos en la universidad.

Una vez aquí, pude conocer al resto de voluntarios de mi ciudad y con el tiempo nos hemos convertido en buenos amigos. Y, a pesar de la situación en la que nos encontramos, también hemos podido hacer algún que otro viaje por el país, e incluso hemos visitado a otros voluntarios de la Bretaña Francesa.

En cuanto al idioma, al principio me costó un poco adaptarme al cambio puesto que aquí no mucha gente habla inglés, y además se esperan que hables francés a la perfección. Pero, por suerte, mi organización (BIJ Lorient) me ofreció 3 meses de clases de francés que me ayudaron bastante.

En general, está siendo una gran experiencia: he hecho amigos nuevos, he aprendido a vivir sola, he conocido otra cultura y su idioma, y además he podido visitar muchos sitios increíbles, a pesar de la pandemia.

NAGORE (Quinto mes de voluntariado CES en Francia)

Ya han pasado unos meses desde que llegué aquí, cinco para ser exacta.  La última vez que escribí aquí, en Francia había confinamiento y necesitábamos un permiso para salir de casa (por ejemplo, para ir a trabajar o para ir a hacer la compra).

Después de eso, en diciembre me fui a casa un par de semanas para celebrar las navidades con mi familia y mis amigos, y me lo pasé genial. Además, pude volver a casa en tren sin ningún problema ya que, al ir por tierra no me pedían la PCR ni nada, ni para entrar ni para salir.

Ahora, la situación parece que ha mejorado un poco y ya podemos salir con normalidad, aunque tenemos la desventaja de que tenemos el toque de queda las seis de la tarde, y la hostelería sigue cerrada desde noviembre, y solo se puede consumir si es para llevar.

En el colegio la situación no ha cambiado mucho, afortunadamente, y además también he tenido la suerte de que los colegios no han cerrado en ningún momento por culpa del virus, por lo que me he podido mantener entretenida todos estos meses. La única diferencia es que ahora los niños no se pueden juntar con otros alumnos que no sean de su misma clase y en el comedor, están separados por una especie de paneles que les separan los unos de los otros a la hora de comer.

Por último, también quiero mencionar que gracias a que la situación ha mejorado un poco, he tenido la oportunidad de viajar un poco más por Francia. Por ejemplo, he visitado Nantes, Brest, y dentro de dos días (ya que ahora estamos de vacaciones escolares) visitaré Rennes y Vannes con mis amigas.

PAULA (Final voluntariado europeo en Angoulême – Francia)

No me puedo creer que ya hayan pasado 11 meses y mi voluntariado haya terminado. Cuando llegué a Angoulême en septiembre, nunca imaginé que iba a disfrutar y aprender tanto como lo he hecho. Uno de mis objetivos era aprender más sobre los proyectos socioculturales y aquí he tenido la oportunidad de hacerlo.

Mi francés también ha mejorado muchísimo, igual que mi inglés y mi italiano (¡las cosas de compartir piso y el día a día con gente que viene de otros países europeos!).

Los últimos días antes de volver a casa siempre son los más tristes: dejas un montón de recuerdos, amigos, sitios… Da un poco de vértigo volver y empezar de cero, pero ha merecido la pena. Si pudiese, repetiría una y otra vez porque ha sido un año inolvidable.

No tengo palabras para describir este viaje, sin duda recomiendo vivirlo al 100%.

Merci à CCI Charente Formation, Tera Maison de l’Europe et KIRIBIL SAREA de m’avoir donné l’opportunité de participer en ce projet, cela a été une expérience inoubliable. Votre disponibilité et gentillesse m’a vraiment fait sentir chez moi !

Je vous embrasse,

Paula

ZURIÑE (Final voluntariado europeo en Nîmes – Francia)

Hola a tod@s!

Este es mi último post para Kiribil como voluntaria del Cuerpo de Solidaridad Europeo. Después de 11 meses viviendo en la ciudad de Nîmes, Francia, puedo decir que ha sido una experiencia muy enriquecedora y satisfactoria. He crecido no solo a nivel profesional, sino también personal. 

Tomar la decisión de hacer voluntariado europeo ha sido, sin lugar a dudas, una de las decisiones más acertadas. Convivir con gente de otras culturas, compartir nuestras costumbres, aprender nuevos idiomas…podría hacer una gran lista de las ventajas que tiene participar en este tipo de experiencias, aunque lo más importante para mi es la familia que me llevo  de aquí. 

Cómo decía la canción  1+1 son 7.. y 1+1 podrían ser los 11 meses que he pasado aquí, y 7 los voluntarios que hemos compartido esta experiencia, además de todos los nuevos amigos que he conocido, mis colegas del instituto y la Maison de l’Europe y todos aquellos que se han cruzado en este camino.

Es increíble todo lo que puedes aprender en un año  y como puedes crecer a nivel personal.

Creo que es una oportunidad que todos deberíamos aprovechar, salir de nuestra zona de confort para abrir nuestra mente, cambiar nuestra manera de pensar y descubrir quienes somos. Por ello, a través de mi experiencia como voluntaria me gustaría animaros a participar en este tipo de viaje, a dejar los miedos a un lado y lanzarse a la aventura.

Mi voluntariado acaba aquí, pero yo seguiré viajando y buscando más oportunidades para seguir llenando mi libreta de momentos inolvidables.

¡Hasta pronto!

Zuri