Todas las entradas de: blogkiribil

María introduces herself before her ESC in Sweden

Soy María, una chica bilbaína de 29 años. Mi aventura como voluntaria europea CES en Boras (Suecia) comenzará en un par de meses, concretamente en el mes de septiembre; y estoy muy entusiasmada de vivir esta gran experiencia.

Desde muy joven, he estado descubriendo mundo con objetivo de conocer otras culturas y nueva gente y eso me ha llevado a encontrarme hoy día en este programa de ESC. ¿Quién me iva a decir a mí, que mi destino fuera Suecia? Solo que ofrece, la oportunidad de hacerlo para aprender y compartir los principios y valores de solidaridad e inclusión.

Mi voluntariado europeo durante 1 año en Boras, será en un centro juvenil en el que estaré gestionado actividades culturales y ocio y tiempo libre a las niñas, niños y adolescentes suecos. He elegido este proyecto porque quiero experimentar el contraste cultural de los países Escandinavos y hacer algo relacionado con el colectivo, infancia y juventud que son el motor principal de esta sociedad.

Alex, de Kiribil Sarea que actúa como mi entidad de envío, me está ofreciendo toda la formación previa a comenzar el proyecto, aprendiendo sobre el funcionamiento general del ESC y otras herramientas que formarán parte de este. También me está ayudando con los documentos necesarios y aclarando todas las dudas que van surgiendo. 

Espero aprovechar y disfrutar al máximo esta oportunidad única, y que este año sirva especialmente para mi aprendizaje y desarrollo personal.

Esta acción del programa de voluntariado europeo de Kiribil Sarea, se realiza con la financiación del programa Cuerpo Europeo de Solidaridad y el apoyo del Área de Juventud y Deporte del Ayuntamiento de Bilbao.

Videos voluntarias ESC en Bilbao 2021-2022

La acogida de voluntariado europeo de Kiribil Sarea, se realiza con la financiación del programa Cuerpo Europeo de Solidaridad y el apoyo del Área de Juventud y Deporte del Ayuntamiento de Bilbao.

Salma finishes her 8-months service civique in Basque Country

Eight months have passed, and it is time for me to tell you everything about this experience. 

This experience has been life-changing for me. From all points of view. The work within the foundation made me realize how important entities are when it comes to helping people. I understood that the scale isn’t important and that each one of us can make a difference in this world. I started this volunteering not knowing if I would really be able to help… Turns out my work was rather essential to helping properly the migrants and I must say this: The feeling I get when I know I have helped someone in some way is one of the best feelings I’ve ever had without a doubt. 

Not only have I found particular joy in helping but I was also lucky to meet great people within the association, like my colleagues who were always looking out for me, but also the young Moroccans and Algerians I got to spend time with who made me forget that I was working and instead feel like I was just hanging out with friends. So, I want to thank all of them for their hearty welcome and kindness that made these eight months memorable.  

A volunteering experience abroad is more than volunteering per se, you’re living in another city/country and discovering a new culture and new people. Without realizing it, I experienced all the above. I got to visit the city and learn more about the Basque culture through food, “fiestas”, language and so much more! Even though I come from a neighboring country (France), I still felt the cultural difference between the two countries which is crazy if we come to think about it. There’s Spain and then there’s Pais Vasco and I can only encourage you to see for yourself how amazing this region is thanks notably to its gorgeous landscapes. 

I guess I’m being redundant, but I have to tell you again to take this opportunity of doing what you love for a few months by going abroad, discovering places you wouldn’t have thought of visiting, all this while gaining experience by helping others J

Finally, I would like to thank again all my colleagues for making me feel like I was an integral part of this “family”, and also a big thanks to Alex who was always there for me when I needed help. Eskerrik Asko !!!

La acogida de voluntariado europeo de Kiribil Sarea, se realiza con la financiación del programa Cuerpo Europeo de Solidaridad y el apoyo del Área de Juventud y Deporte del Ayuntamiento de Bilbao.

Social entrepreneur (Naples – Italy – May 2022)

En este intercambio juvenil nos hemos juntado en Nápoles 24 personas jóvenes de 4 asociaciones de diferentes países, (Italia, Euskadi, Rumania y Grecia) entre el 3 y el 11 de mayo de 2022.

El objetivo de este proyecto ha sido tratar del emprendimiento, aprender sobre él y tomarlo como una herramienta para hacer frente al paro juvenil y las necesidades de la juventud.

Es importante destacar que a lo largo de esta semana se han trabajado de manera directa y transversal algunas habilidades que nos permiten estar preparados para el mundo laboral.

Nuestra aventura comenzó en el aeropuerto de Loiu. Desde el primer momento se nos brindo la oportunidad de conocer a gente nueva ya que nuestro equipo está compuesto por personas que nos conocimos por primera vez en esta experiencia. Somos un equipo muy variado y esta variedad nos da la oportunidad de conocer diferentes realidades, ideas y maneras de ver el mundo.

El viaje fue bastante sencillo, guiados por Gotzon, nuestro team leader, pudimos tomar el transporte necesario para llegar a la estación central de Napoles y después en tren a Casapesenna. Aprovechamos la parada en la estación para comer unos sándwiches y descansar un poco.

Al llegar a la estación de destino uno de los organizadores vino a buscarnos en coche, (un fiat como no), y nos acerco al primer edificio que conoceríamos: el hostal Il Paguro. Antaño fue el hogar de mafiosos y asesinos, pero hoy en día es un simpático albergue con todas las comodidades necesarias para alojar a los participantes del proyecto, además a nuestra llegada había bebida y comida que agradecimos después del viaje. A parte de los participantes del proyecto esta casa tiene capacidad para dar cobijo a una familia muy especial, ellos han buscado refugio ahí huyendo de la guerra, son una familia ucraniana que espera su segundo hijo.

Este tiempo destinado a la llegada lo utilizamos para empezar a conocer a las personas organizadoras y a los participantes del equipo de Rumanía. Más tarde el equipo griego llego y le dimos la bienvenida.

Al día siguiente comenzo el trabajo. Lo primero siempre es conocer y es por ello que dedicamos esta jornada a activarnos y a aprender los nombres, su escritura y pronunciación. Para culminar este día a la noche tuvimos la noche cultural griega que incluyo comida bebida y bailes típicos.

La siguiente jornada comenzamos el día estirando y ahondando un poco más en el trabajo en equipo. Hicimos una actividad que consistió en hacer dos mitades de puentes por separado, sin a penas tener tiempo para conversar en como hacerlo. Sorprendentemente funciono y encajaron a la perfección. Continuamos escribiendo 10 cosas que amamos, 10 cosas en las que somos buenos y 10 cosas que el mundo necesita.

Después comimos algo de pasta y seguimos a la tarde conociendo el Networking, la creatividad, el emprendimiento y la empleabilidad… ¿Cuál de ellos es más importante? Spoiler al final todos son necesarios porque unos se basan en los otros.

A la noche tuvimos la noche cultural de España… ¿O tal vez no? Decidimos sorprender a nuestros compañeros internacionales enseñando la cultura de Euskalherria, sus comidas y sus bebidas típicas… Eso sí, no hubo Euskaldantzak sino la macarena que es más fácil de bailar.

A la jornada siguiente comenzamos como siempre estirando y dedicamos parte de la mañana a conocer el marketing y utilizar nuestra imaginación para vender productos absurdos. La tarde la destinamos a llevar a cabo actividades programadas por cada equipo nacional y reflexionar sobre el empresario y la realidad del emprendimiento en cada país. A sí, que no se me olvide probablemente también comimos pasta. Para terminar el día tuvimos una noche típica rumana, con datos curiosos, bailes, comida y vodka que resulta ser la bebida típica del lugar.

Poco a poco los días se fueron pasando, hubo trabajo duro y relax a partes iguales. Tuvimos la oportunidad de conocer más a fondo a los integrantes de los diversos grupos, hasta el punto que alguno ya se ha agenciado destino de vacaciones con guía y alojamiento. Hay que destacar que hubo noche de karaoke y que todos cantamos la canción l’italiano gritando que somos “L’italiano vero” sin ser nosotros nada de eso.

El domingo fue uno de los días más emocionantes, pudimos pasar el día en Nápoles, esa ciudad es fea pero bonita, terrible pero encantadora. En definitiva, nos gustó mucho su vida y su espontaneidad. Lo que no nos gustó tanto fue que lloviese torrencialmente toda la tarde, pero bueno, siendo del norte estábamos preparados para el temporal y pudimos aprovechar el tiempo ahí. Para culminar ese día de conocimiento de la zona tuvimos una noche multicultural, pudimos probar el Plov que es como la paella, pero con costilla de cerdo y de ucrania. También aprendimos datos curiosos sobre Italia y pudimos comprender sus peculiares gestos.

A partir de este día comenzó el trabajo más serio, cada grupo de cada asociación trabajo en un plan de negocio detallado, su presupuesto, su plan de marketing… Todo. Fue un proceso muy enriquecedor, del equipo de Kiribil Sarea surgio la idea de un negocio de montaje de muebles camper personalizados, gracias a las capacidades de cada integrante del equipo pudimos darle forma a nuestra idea y hacer un trabajo bastane adecuado. También comimos pasta.
Por último, con pena terminamos el último día evaluando la experiencia y despidiendo a nuestros amigos internacionales, con la esperanza de volver a encontrarnos nos dijimos adiós y compartimos una última noche.

En el viaje de vuelta se notaba el cansancio de una semana intensa y la pena de dejar el proyecto para volver a la vida cotidiana. Aún así no paramos de recordar momentos entretenidos del proyecto y aprovechamos el tiempo en aviones y aeropuertos para dormir.

Ha sido una experiencia que nos ha permitido obtener muchas habilidades, que nos permiten destacar y luchar contra la baja empleabilidad juvenil. Además de esto ha sido una experiencia enriquecedora a nivel personal en la que hemos podido conocer a otros jóvenes de nuestra zona y de Europa.